viernes, 1 de julio de 2016

Una cámara tan pequeña que puede ser inyectada en el cuerpo con una jeringa

 En la Universidad de Stuttgart en Alemania, donde han creado una microcámara que cabe dentro de una jeringa, pero que además ha sido impresa en 3D.  Algunos componentes así como la carcasa han sido fabricados en una impresora 3D, se le han colocado tres lentes que están instalados en una fibra óptica que tiene 100 micras de ancho, que al colocarle la carcasa protectora aumenta su tamaño a 120 micras, es decir, un poco más que el espesor de dos cabellos humanos. 
Esto permite que pueda ser inyectada en el cuerpo para exámenes endoscópicos, ya que tiene la capacidad de enfocar objetos a una distancia de 3 milímetros, algo ideal para estudiar órganos humanos e incluso partes del cerebro. Los científicos responsables del proyecto crearon esta cámara con la finalidad de explorar el interior del cuerpo humano sin necesidad de usar otros métodos más invasivos, pero su potencial va más allá ya que puede servir como dispositivo de vigilancia, instalarse en drones, coches autónomos y hasta robots, ya que sus pequeño tamaño le permitirá ayudar en una gran cantidad de tareas. 

Fuente: http://altadensidad.com/?p=90381